Esclavizar un disco duro

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

En ocasiones hemos oído la expresión “esclavizar un disco duro”. En este artículo vamos a entender qué significa, qué implica, y por qué hacerlo. También vamos a aclarar un concepto erróneo que mucha gente da por cierto, pero que no lo es.

Esclavizar un disco duro es una operación sencilla en un PC de torre aunque, dado que es necesario “meterle mano” al hardware, puede ser más complicada en un portátil y, a menos que tengas experiencia en este tipo de equipos, no deberías intentarlo (al menos, yo no me atrevo a abrir el mío 🙂 ). Además, convertir un disco duro en esclavo implica que hay, al menos, dos discos duros físicos, ya que siempre debe haber un disco duro maestro; en los portátiles no suele haberlos: Lo normal es que exista un disco duro físico, dividido en dos o más discos virtuales.

DISCO MAESTRO Y DISCO ESCLAVO

Podemos entender este concepto como disco principal y disco secundario, aunque esta analogía, en el terreno de los discos duros, se queda un poco corta. Los términos tienen que ver con la forma en que el sistema operativo “ve” ambos discos.

Muchos usuarios tienen dos unidades de disco duro en su PC, y suelen considerar como disco maestro aquél que contiene el sistema operativo, y cómo disco esclavo aquél que usan para datos. Esto es un error. Tú puedes tener los dos discos configurados como maestros, aunque en uno tengas el arranque y el SO, y en el otro no.

Como decíamos, el que un disco sea maestro o esclavo tienen que ver con la forma en que se “ve” y se trata desde el sistema operativo. Si tienes dos discos duros físicos, podrás tener uno maestro y otro esclavo, o los dos maestros (lo que no puedes tener son los dos esclavos; siempre tiene que haber un disco maestro).

CONFIGURAR LOS DISCOS

Cuando se trata de tener un disco duro maestro y uno esclavo, lo primero que debemos hacer es configurar la electrónica de cada disco. Los discos duros tienen unos pines de configuración donde añadiendo, quitando o cambiando de posición un jumper puedes indicarle al disco su rol (maestro o esclavo). Estos pines varían de un modelo a otro, por lo que tendrás que buscar en la serigrafía, o en una pegatina adherida al disco, cuales son los pines concretos en tu modelo.

En la imagen de la izquierda ves un ejemplo donde, cambiando de posición el jumper que aparece en azul, modificas el rol del disco.

En otros casos, los pines tienen otra disposición pero, en cada disco duro, existe esa posibilidad. En la imagen de la derecha ves un disco en el que los pines adecuados se esquematizan en un adhesivo.

CONFIGURAR LA CONEXIÓN

Un cable SATA

Un cable IDE

Básicamente, a la hora de conectar los discos duros a la placa madre, existen dos protocolos normalizados: IDE y SATA. Hoy día, el protocolo IDE está cayendo en desuso, aunque todavía sobreviven muchos equipos que lo emplean. El protocolo SATA, por otro lado, está cada vez más difundido e, incluso, los PC’s de gama media baja lo emplean.

El protocolo IDE utiliza una cinta plana de cablecillos dispuestos en paralelo, y permite conectar hasta dos discos duros a un solo puerto de la placa madre. En este caso, uno deberá estar configurado como maestro y otro como esclavo, según hemos visto en el apartado anterior. Si quieres usar dos discos duros maestros, cada uno deberá tener su propio cable IDE, y estar conectado a un puerto propio de la placa madre.

En el caso del protocolo SATA, cada disco duro se conecta a un cable independiente, tanto si ambos son maestros como si uno es esclavo.

POR QUÉ ESCLAVIZAR UN DISCO DURO

Más allá de las cuestiones meramente organizativas de datos, o de establecer cómo disco maestro el que contiene el sistema operativo, esclavizar un disco duro tiene un objetivo muy interesante: liberarlo cuando ha sido infectado por un ransomware. Un ransomware es un tipo específico de malware que un atacante puede instalar remotamente en tu ordenador, y que bloquea o, incluso, cifra tus archivos, para que no tengas acceso a ellos. Cuando esto sucede, sobre todo si no estás acostumbrado a sacar copias de seguridad de tus datos más importantes, estás en un aprieto. El atacante te muestra en la pantalla de tu ordenador un mensaje indicándote que debes pagarle cierta cantidad de dinero para que te de la clave para desbloquear tu disco. Por supuesto, eso no te garantiza que, aún pagando, obtengas esa clave. Muchos atacantes que practican este tipo de e-terrorismo, una vez que le sacan el dinero a sus víctimas rompen el contacto, y te dejan con el problema y sin dinero. NUNCA se debe pagar un chantaje así.

Y entonces ¿qué hacer?. Pues bien. Lo primero es desmontar el disco duro atacado de tu PC, e instalar un disco maestro, con un sistema operativo limpio. El disco atacado lo montarás como disco esclavo.

A partir del disco maestro, ejecuta una utilidad de limpieza adecuada. Una de las mejores que hay, y que deberías tener a tú alcance, es BitDefender, que es capaz de solucionar la mayoría de los problemas de este tipo. No obstante, las versiones premium de los antivirus más populares incluyen herramientas específicas para la limpieza de ransomware y la recuperación de datos. Un antivirus premium puede costar entre 20 y 50 euros al año, y es una de las herramientas en las que merece la pena invertir esa cantidad.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *