Arrancar un programa al inicio con Windows 8

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

A veces te encuentras con que quieres que un programa que has instalado en tu ordenador se inicie automáticamente al arranque de Windows. Con algunos programas no hay problema, porque tienen una opción específica que puedes activar, bien sea que te lo ofrezcan durante la instalación de dichos programas, o que la opción esté accesible en algún menú de los mismos, una vez han sido instalados. Sin embargo, una gran mayoría de los programas que instalas en tu ordenador no te dan esta opción. ¿Qué hacemos entonces?

EL BOTÓN DE INICIO DE WINDOWS 8

Bueno. Para empezar, el problema que hay con el botón de inicio de Windows 8 es que, cómo ya sabes, simplemente no existe. En otras versiones de Windows era muy sencillo hacer que un programa se iniciará al arrancar el sistema operativo. Simplemente, pulsabas el botón de inicio y, en alguna parte del menú que se desplegaba, encontrabas una carpeta llamada, precisamente, Inicio (¡que imaginativo!).

En Windows 8 los fabricantes quisieron innovar y sustituyeron el botón de inicio, al que todos estábamos acostumbrados, por la interfaz METRO que, una vez que te habitúas llega a ser medianamente manejable, aunque, desde luego, los primeros días puede llegar a causar verdaderos ataques de ansiedad. Menos mal que se han percatado de su metedura de pata y en Windows 10 han vuelto a poner el botón de inicio en su sitio.

INCLUYENDO UN PROGRAMA AL INICIO

Aún así, si tú tienes tu ordenador con Windows 8, es lo que tienes, y con él tienes que funcionar (por cierto, yo también lo tengo así). Dado que no tenemos botón de inicio, y que la interfaz METRO no nos facilita la tarea de hacer que un programa arranque al inicio de la sesión, vamos a ver una solución muy simple: Nos vamos a la carpeta de Inicio y allí colocamos un acceso directo al programa que deseamos. El problea es ¿Cómo llego a esa carpeta? ¿Dónde demonios la han colocado ahora estos de Microsoft?

Bien. No te pongas de los nervios aún. Podemos acceder a la carpeta de Inicio de dos formas:

Pulsa la combinacióon de teclas Windows - R. Se te abrirá, en la parte inferior izquierda de tu pantalla la ventana de ejecución de Windows que ya conoces de otras versiones. En el campo de texto puedes teclear shell:Startup, si vas a querer que el programa que se inicie con Windows lo haga cuando tú inicies sesión, o shell:Common Startup, si deseas que se abra cuando cualquier usuario inicie sesión. En cualquier caso, se te abrirá la carpeta correspondiente de Inicio de Windows. Si tecleaste la primera opción, se te abrirá la carpeta en C:\Users\TuNombreDeUsuario\AppData\Roaming\Microsoft\Windows\Start Menu\Programs\Startup. Con la segunda opción se te abrirá en C:\ProgramData\Microsoft\Windows\Start Menu\Programs\StartUp.

La otra forma de llegar hasta la carpeta correspondiente es, evidentemente, entrando en el disco duro y navegando hasta llegar a la carpeta elegida.

Una vez en esta carpeta, hay que crear un acceso directo al programa que deseamos que se inicie al arranque de Windows. Sin embargo, aquí hay otro problema. En esta carpeta no puedes usar el botón derecho para ir a Nuevo>Acceso Directo. No hay esa opción. Así pues, debes copiar el acceso directo que tengas en el escritorio, o en cualquier otra carpeta, y pegarlo dentro de la carpeta de Inicio.

DESACTIVANDO PROGRAMAS DE INICIO

A menudo ocurre que un programa que se inicia con Windows no es ya necesario que lo siga haciendo, pero lo hace, y eso ralentiza el arranque del sistema. La forma de evitar que esto suceda es abrir el Administrador de Tareas. Para ello puedes usar la famosa combinación de teclas CTRL-ALT-SUPR, y elegir la opción Administrador de tareas, o hacer clic derecho en la barra de tareas, y elegir la misma opción en el menú contextual.

Una vez abierto el Administrador de Tareas, selecciona la pestaña Inicio. Allí verás todos los programas que arrancan al inicio de Windows. Simplemente, seleciona el que quieras que deje de iniciarse automáticamente, y pulsa el botón Deshabilitar, en la parte inferior derecha del Administrador. Ya está. Ese programa no volverá a iniciarse con Windows (al menos, hasta que vuelvas a habilitarlo, claro).

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *